Red Comunitaria Parque Central

El Asesino de Franklin Brito

 Frases de la Casa: de http://pioven.wordpress.com/ 

“Mi muerte demostrará que Chávez es un asesino y un corrupto”. Franklin Brito 

Muchos parecen no haber entendido que Franklin Brito murió por todos nosotros y no por un pedazo de tierra. Webarticulista. 

No es común ver a un venezolano llegar hasta las últimas consecuencias por defender sus derechos en un país en el que todos andamos en el “vivamos, callemos y aprovechemos” que llamaba Picón Salas. Él no vivió, calló ni aprovechó. Lo que conmueve y duele es su profunda inocencia, el “no hay derecho” que se le instala a uno en el alma.
Fue particularmente triste, además, por el par de centenares de personas que acompañaron su sepelio, siendo que tenía 28 millones de deudos. Es comprensible: es demasiado brutal el ejemplo de Brito, como para que uno se contraste con él. Uno tiene la certeza de que no está dispuesto a llegar tan lejos, uno duda de si vale la pena, uno no cree en lo que él creyó. A uno le da como vergüenza ver esa urna. Laureano Marquez Tal Cual **** 

Sobre un punto hay consenso en las Ciencias Sociales: cuando un individuo atenta brutalmente contra su cuerpo y su vida para protestar es porque el sentimiento de injusticia que experimenta es muy profundo. La huelga de hambre y muerte de Franklin Brito es un acontecimiento después del cual nada  será igual en las movilizaciones y protestas en Venezuela. Se sentó un precedente, se traspasó un umbral… sigue… Paula Vázquez Lezama

¿Por que el gobierno nunca quiso ceder ante el reclamo de Franklin Brito? Porque le importaba mas seguir atropellando. Si cedía, otros lo imitarian. Damián Pratt. 

Que la muerte de Franklin Brito no sea en vano y nunca mas se viole la propiedad privada. Brito murio defendiendo su propiedad. Lamento mucho la muerte de Franklin Brito, solo por el capricho de un Presidente que se robo sus tierras y no se las devolvio. Gustavo Rojas  

Chavez a tu prontuario se suma la muerte de Franklin Brito. Eres inhumano y perverso.  Franklin Brito los del campo con honor te recordaremos, esperando que tus asesinos rindan cuentas ante Corte Penal Internacional. Diego Arria 

Izarra debe estar muerto de la risa recordando cuando dijo que Franklin Brito olía a formol 

La muerte de Franklin Brito tiene que pesar como ninguna en la conciencia nacional. ¿Cómo es posible tanta indolencia? Vicente Díaz 

Franklin Brito se entregó a una huelga de hambre justamente por no estar loco. Luís Carlos 

La muerte de Franklin Brito es muestra de la crueldad de este gobierno. Aprende bien del regimen cubano. Andrés Velasquez 

Esteban, Franklin va a descansar en paz… ¿Y tu?  Alberto Ravell 

Franklin Brito murió en el  Hospital  Militar de Venezuela. Solo allí pudo consumarse la obediencia y subordinación a la orden de dejarlo morir. Rocío SanMiguel 

__________________________________________ 

Frases de gente del Régimen 

Lamentablemente este señor Brito no quiso entrar en razón”. Diputado chavista Mario Isea 

Es una lástima, pero se suicidó… Qué esperaba, que el gobierno le parara… ¡Si como no!…Balalaica 

Murió por dinero, ese es el peso. Betty la fea: 

 Morir por dinero que triste de verdad, dejar a una familia sola por dinero…
La verdad no veo dignidad en dejarse morir, veo terquedad y locura pero no dignidad… El elegido1 

Seguramente la entrada del hospital militar se llena de puros candidatos opositores para sacarle partido de esta muerte y buscar votos…. Ali Firts 

 Lamentablemente el mismo se busco este desenlace, toda su actitud apuntaba hacia ese final…Ahora ya veremos a los escuali-escuacas sacándole partido a este hecho, la tal mesa de la unidad en combinación con globovision, el universal, el nacional etc etc, deben estar preparando ¡EL GRAN SHOW MEDIATICO!…CARNABY 

Bien por la Revolución y el Gobierno Bolivariano que nunca se deja ni se dejará chantajear ante nadie, ante ningún imperio… Redspy 

UHHHHHHHH ahora empieza la lloradera escuálida !!!!!! Me pregunto hasta cuando les va durar? Mm si es como con los demás temas que ustedes tratan, no les doy ni una semana. LLOREN LLOREN ASÍ EL GURI SIGUE LLENO JAJAJJAJA.  El Circo Venezolano 

El Sr. Brito se suicido y punto. La viuda y la Hija que sigan el ejemplo. Si luis. 4F92 

La MUD si cree que “llorando” la muerte de este chulo van a ganarse unos cuantos voticos, TAN BIEN PELAOS!!! Redspy 

Vayan preparando la ropita negra, la lloradita para el funeral, luego a la casita y listo!!! Betty la fea 

@Izarradeverdad:  Franklin Brito Huele a Formol !NO AL CHANTAJE! Andrés Izarra 

__________________________________________ 

Morir de UTI…

¿Es que el hábito del pensar ético ya no existe en el quehacer médico?

RAFAEL MUCI-MENDOZA |  EL UNIVERSAL
domingo 12 de septiembre de 2010  12:00 AM
Un régimen desalmado y una acusación no sustentada de “incapacidad mental” como terreno, el hospital como cárcel, su personal de salud como carcelero, el estado de caquexia o extrema desnutrición, atrofia muscular y debilidad mostrado mil veces ante una nación anestesiada, como colaboradora directa y la terapia intensiva (UTI) con la invasión de su cuerpo, sus microbios resistentes a todo antibiótico y el envenenamiento de la sangre (septicemia) como brazo ejecutor, fueron responsables del asesinato a sangre fría del productor Franklin Brito. Todos los hechos mencionados, son por demás sintomáticos de la profunda descomposición moral de un país y de una sociedad y con ella, de su clase médica, a quienes el historiador C.J. Whitby (1912) llamara, “hombres de primera clase para una tarea de primera clase”.

Constituye una violación a la ética en medicina así como un delito con arreglo a los instrumentos internacionales aplicables, la participación activa o pasiva del personal de salud, en particular de los médicos, en actos que aún bajo presión, constituyan colaboración o complicidad en torturas u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, instigación a ello o intentona de cometerlos. La conducta del médico en su ejercicio debe regirse siempre por preceptos de rectitud, justicia y dignidad. El respeto a la vida y a la persona humana será en toda circunstancia, su deber principal; y así, asistirá a sus pacientes atendiendo solo a las exigencias de su salud, cualesquiera que sean su raza, sus ideas religiosas o políticas o su situación social o económica.

Franklin ya no se perteneció más a él, a su familia, a su comunidad. Fue secuestrado por el Estado y el Hospital… ¿Dónde radica el concepto moral llamado conciencia individual? ¿Es que el hábito del pensar ético ya no existe en el quehacer médico? El precepto hipocrático, Mantendré mi arte alejado de toda culpa, debe mantenerse vivo, erguido y presente en esta larga noche comunista.

rafael@muci.com 

  

__________________________________________ 

Opinión
Antonio Sánchez García
ND
Franklin Brito murió de inhumanidad; lo mató la insensibilidad. No pedía nada extraordinario sino un poco de atención y de respuesta para sus modestos requerimientos. No era un político ni una figura pública de otro orden, cuya huelga de hambre hubiera podido movilizar a la opinión pública.
 
Era apenas un venezolano del común, un pequeño agricultor que decidió jugarse la vida en nombre de un principio, en nombre de un derecho que consideró vulnerado por el gobierno de su país. No defendía un latifundio ni una gran empresa; apenas si una pequeña propiedad agrícola, un terrón literalmente, que le fuera arrebatado arbitrariamente por el INTI, para entregarlo, al margen de toda disposición legal, a algún amigo de la “causa”. Pero ese terrenito era su vida, era lo que lo hacía sentirse ciudadano y, además, útil.

Su destino estaba sellado desde el comienzo. Había tropezado con el sacrosanto “principio de autoridad” y frente a éste las angustias del ciudadano común no valen nada. Sobre todo, cuando ese principio no opera dentro del contexto de una sociedad democrática, donde la opinión pública puede hacer valer sus fueros. Cuando no existe un Parlamento que sirva de caja de resonancia para las preocupaciones ciudadanas, porque una mayoría abusadora impide cualquier debate que no plazca al Gran Capo, no hay manera de dar cauce institucional a lo que para una parte del pueblo es importante. Cuando la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo son extensiones del Poder Ejecutivo y su capacidad de reacción está absolutamente condicionada por la voluntad del Amo, el ciudadano común se encuentra completamente indefenso, sobre todo si el Poder Supremo lo ubica en alguna de las categorías que sus partidarios tienen como obligación odiar o despreciar. Brito entraba en esta categoría. La orden era tratarlo como una nada, como un loco, como un subhumano irrisorio. Y así lo trataban el Poder Supremo y sus paniaguados. Los medios, que hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance, nos encontrábamos impotentes ante el macizo muro de sordera que el Capo Supremo mandó a construir en torno a Franklin Brito. 

Porque era un productor, un hombre que le sacaba fruto a la tierra. Murió abogando por su derecho a ser oído, a ser tratado como una persona. Era todo. Se lo pedía al Presidente porque ningún otro funcionario le prestó la atención debida. Pero el Presidente no tenía tiempo para ocuparse de lo que a sus ojos debía ser una insignificancia, una molestia a la cual no podía dedicar su precioso tiempo. Así que lo dejó morir.

  

 Pero su muerte ha perforado el muro de silencio. Nunca asumió poses de héroe. Más bien parco en el hablar, sólo insistía, con absoluta pertinencia y coherencia, hasta el final, en la defensa de su derecho violado.
 
Su batalla en solitario fue la de un hombre humilde y sencillo, que no podía blandir otra arma que la de su propia vida. La puso en juego con una determinación sobrehumana.
 
Nunca simuló ni montó shows. Simplemente, se dejó morir, casi calladamente, en nombre de algo tan abstracto pero tan poderoso como es el derecho a la vida en dignidad

  

____________________________________ 

 

  

¡El secuestro! 

  

¡Me tienen secuestrado! 

 ____________________________________ 

Conclusión: 

 

Fuera Chávez 

“Cuba y Venezuela somos iguales, una y la misma cosa” – le comentaba Raúl Castro a Hugo Chávez en plan confidencial aunque en estentórea alta voz como para que todo el mundo se enterara. Fidel lo reafirmó cuando señalara que “el socialismo” – se refería obviamente al chavista – “es comunismo”. Ni más ni menos. Hasta hoy no existe un solo desmentido del teniente coronel a ambas afirmaciones de sus mayores. Y como para referendar la “mismidad” de la dictadura castrista con esta seudo democracia rojo rojita, Chávez se acaba de echar a la espalda al valiente y solitario Franklin Brito. Puede sentirse orgulloso por su vituperable acción de Estado: ha igualado el record de su confidente. Ambos tienen a su haber un muerto por huelga de hambre en el ejercicio de sus respectivos mandatos. Zapata Tamayo y Franklin Brito. A sangre fría, sin que a uno ni a otro les haya brotado una lágrima. Médula hitleriana.
La tragedia de Franklin Brito – vivida por todos los venezolanos bajo el impúdico descaro con que el régimen comete sus fechorías – viene a poner una nota en falso en la sinfonía electoral en que están sumidas las fuerzas políticas venezolanas. Y en la que también nosotros tocamos nuestra partitura, bajo muy plausibles y atendibles razones de segundo orden, por cierto. En cuanto a nuestro contracanto, desafina la bella melodía de la llamada “unidad perfecta” del esfuerzo opositor, para el que todo lo que no sea considerado un problema por los voceros de la MUD debe ser considerado un problema para la Nación. Brito no aportaba votos para los candidatos de los partidos. Ergo: Brito no existió. No debía existir.
Se me argumentará que hemos estado demasiado ocupados con los 123 mil muertos del régimen como para habernos dedicado a quien aún no engrosaba la lista. Sin embargo, la muerte de Franklin Brito tiene otro cariz: no se trata de un problema cuantitativo. Se trata de un problema cualitativo: la lucha denodada de un hombre absolutamente solo enfrentado a la monstruosa brutalidad de un Estado forajido, desalmado y omnipotente. Que utilizó todos los clásicos mecanismos del totalitarismo para liquidarlo. Incluída la prisión psiquiátrica. Nazismo puro, hitleriano. Si bien comparte un atributo sustantivo con los muertos de la violencia callejera. Su muerte, como la de esos 90 mil jóvenes asesinados de espaldas a los medios, en la tenebrosa oscuridad de nuestras barriadas, pudo ser evitada. No por el régimen, que desde Chávez a Elías Jaua – los máximos responsables por la muerte de Franklin Brito, por la que algún día deberán comparecer ante un tribunal – es un régimen fascineroso. De todos ellos no se puede esperar más que muerte y desolación. Y frente al cual no cabe más que el rechazo absoluto: viril, frontal, sin medias tintas.
Pudo y debió ser evitado por nosotros, el pueblo decente que gracias a Dios aún sobrevive al zarpazo del castro fascismo. Y que afortundamente comienza a convertirse en una oleada mayoritaria de humanitario rechazo a la brutalidad chavista. El pueblo digno de Venezuela. No ese pueblo informe, corrupto, ignorante y amoral que se resiste a comprender la infinita maldad de aquellos que adora. ¿Cómo podrían querer evitarlo las hordas fascistas que se estremecen de placer con sus vilipendios, sus groserías, sus vulgaridades, sus amenazas, sus horrores? Los venezolanos decentes – los que con su apatía y su silencio se hicieron cómplices en primer grado de este vil asesinato – tendremos que asumir y dar cuenta de este hecho, la muerte del combatiente solitario Franklin Brito. Pues, en primer lugar, el responsable por este régimen forajido jamás debio haber sido electo. Y en segundo lugar, ya elegido, debió haber sido repudiado y separado del cargo sin la menor dilación. Ocasiones han sobrado. Pues a los golpistas no se les elige, no se les reelige, no se les tolera. Es una ofensa que un militar con las manos manchadas de sangre por dos golpes de Estado y el asesinato de cientos de inocentes venezolanos caidos bajo el uso vil de las armas del pueblo en febrero y noviembre de 1992 y en abril de 2002 sea presidente de la república. Acompañado por un grupo de militares y civiles con las manos igualmente tintas de sangre. Es una indeleble vergüenza nacional que una banda de fascinerosos haya usurpado el poder y millones y millones de venezolanos lo hayamos tolerado.
Sería una auténtica calamidad que deshonraría aún más nuestra apatía si en aras de no perturbar el proceso electoral – éste y los que cierto liderazgo considera la única vía para salir del castro fascismo – el asesinato de Franklin Brito pasara bajo la mesa. Su caso viene a reafirmar el único sentido que dichas elecciones tendrán: asistir masivamente a los centros electorales el 26 de septiembre para derrotar a Chávez y exigir su inmediata renuncia. Si se ve obligado a reconocer nuestro triunfo, por ello mismo. Si gracias a las siniestras argucias electoreras, pretende salir airoso, precisamente por ello: por la usurpación manifiesta del Poder logrado con el manejo fraudulento del sagrado mecanismo del voto.
El asesinato de Franklin Brito grita a los cuatro vientos la única consigna pertinente en esta amarga hora venezolana: hacer cuanto esté a nuestro alcance, blindados en la Constitución Nacional, para hacer posible su anhelo: ¡Chávez, fuera!

  

 
 

 

 Franklin Brito. Editorial TalCual. Teodoro Petkoff

Anuncios

31 agosto 2010 - Posted by | Propietarios y/o Residentes | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios »

  1. Es triste en lo que una persona tiene que hacer, sacrificarse para que otras personas puedan abrir los ojos, pero mas triste es que hoy en dia exista tanto odio, rencor, etc.y eso se lo debemos a una sola persona, pero nadie es eterno en este mundo, quien hace daño a sus semejantes o hermanos; si hermanos porque todos somos hermanos ante los ojos de Dios; la misma vida le pasara factura, alla cada quien con su conciencia. Es lamentable pero existe mucha gente que se da golpes de pechos y que son socialista y son incapaces de compartir con los mas necesitados estan enfermos de poder atropellan a la gente, los ponen hacer unas colas interminable para adquirir ciertos productos…olviden el odio, busquen la parte logica a las cosas, no con esto quiero decir que en la oposicion hay santos, pero tiene que existir equilibrio, justicia, equidad, Amor y sobre todo FEEEE.oremos por la PAZ de Venezuela y no olvidemos que todos somos hermanos, el odio es una energia muy mala que destruye y enferma los corazones, reflexionemos…..apaludamos lo buenos del gobierno y rechazemos lo malo…

    Comentario por jacke | 1 septiembre 2010 | Responder

  2. Aquí se evidencia el sentir de este país escindido. Los de la “oposición” -que a mi me gusta llamar los demócratas- expresan sus sentimientos con nombre y apellido. Los que apoyan este regimen sólo ponen seudónimos. He aquí una gran diferencia.

    Comentario por Mitchele Vidal | 7 septiembre 2010 | Responder

  3. Han pasado unos pocos meses y no he escuchado mas el nombre de Franklin Brito (me incluyo, yo tampoco lo he nombrado). Estoy segura que todos quisiéramos seguir escuchándolo, no dejar que se olvide, que continúe como radar al oído de todos los que lo mataron. Héroe y mártir, no podemos hacerle un sello postal porque ellos son los dueños, no podemos levantarle una estatua en cada “expropiación” porque ellos la derribarían; pero sí debemos llevarlo siempre en nuestros corazones, contarle su historia a nuestros hijos y nietos.
    MUY IMPORTANTE: Nunca dejar de nombrarlo en voz alta

    Comentario por Adriana Almarza | 11 enero 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: